Follow by Email

vendredi 16 mars 2018

Le roman national - Succès - Notre Dame du Laus


Pour la Semaine Sainte   :   Musique Sacrée   &   Chant Grégorien

Le coin des nouveautés

Le Verbe dans le Sang
Père Leonardo Castellani
Le Verbe dans le Sang
26.00 €
Dieu dans les tranchées
Jean-Yves Ducourneau
Dieu dans les tranchées
17.50 €
L'Oraison pour tous
Arnaud de Beauchef
L'Oraison pour tous
12.00 €
Histoire de la France


"Tu dois aimer la France, parce que la Nature l'a faite belle, et que l'Histoire l'a faite grande".


Jean-Christian Petitfils

De la scène inaugurale du partage de l'Empire de Charlemagne jusqu'à nos jours, une fresque vivante et colorée de l'histoire de France.

                   Je commande
Un russe nommé Poutine
Héléna Perroud
Un russe nommé Poutine
18.90 €
Le Maître du secret Alexandre de Marenches
Le Maître du secret 
Légende des Services Secrets Français
20.90 €
La mondialisation totalitaire
Olivier Piacentini
La mondialisation totalitaire
14.00 €

Ces livres dont on parle....

Jean-Marie Le Pen
Fils de la nation Tome 1
22.90 €
Dom Gérard Calvet 1927-2008
Yves Chiron
Dom Gérard Calvet 
Avec un CD audio
29.00 €
Le communisme 1917 - 2017
Bernard Antony
Le communisme
1917 - 2017
25.00 €

Nouveautés jeunesse

Le pigeon Vaillant
Jean-Michel Derex
Le pigeon Vaillant
Héros de Verdun
14.90 €
Les dix plus grands Impressionnistes racontés aux enfants
Les dix plus grands Impressionnistes racontés aux enfants
12.90 €
Célestine petit rat de l'opéra 1
Gwenaële Barussaud
Célestine petit rat de l'opéra 
Le palais des fées
6.90 €

2018 - Notre Dame du Laus 

La belle Dame du Laus
Francine Bay
La belle Dame du Laus
13.00 €


- 300 ans de la fin des apparitions

300 ans de la mort de Benoite Rencurel

- 10 ans de la reconnaissance officielle du caractère surnaturel des événements.

Pour enfants Pour adultes

Un peu, beaucoup,  passionnément, pas du tout...

Vous lisez... Vous regardez des films ou écoutez de la musique...

Votre avis nous intéresse ! N'hésitez pas à mettre vos commentaires sur le site.

(Votre nom n'apparaît pas, seulement votre prénom....)

A très vite sur Livres en Famille


RORATE CÆLI: Guest Op-Ed: The Six Principles of Penance according to St. Thomas Aquinas

RORATE CÆLI: Guest Op-Ed: The Six Principles of Penance according to St. Thomas Aquinas

Guest Op-Ed: The Six Principles of Penance according to St. Thomas Aquinas

By Veronica A. Arntz

In Summa Theologiae III, q. 85, a. 5, St. Thomas Aquinas writes that there are six principles of penance. These principles of penance, according to Aquinas, are the "acts whereby in penance we co-operate with God operating" (III, q. 85, a. 5, corpus). Reflecting on these principles during the season of Lent can be helpful for us as we prepare for the Holy Triduum.

How have we been using our time during this Lent? Have we been truly sorry for our sins, or are we wasting our time idly pursuing worldly ends and goals? How diligently have we been purging ourselves of earthly attachments, bad habits, and sinful behaviors? Have we been striving to become closer to God in prayer? These are the questions to ask ourselves as we read and reflect upon the six principles offered by Aquinas.

First, a note on penance in general: in I-II, q. 113, a. 5, Thomas writes that sadness is a sign of love. Penance is sadness over our sins; we repent over the wrong that we have committed, and we resolve not to commit the same sins again. Thus, when we are sad over our sins, we should ultimately be sad because of offending God who is Love, who loved us so much that He suffered and died for us on the Cross.

As will be seen below, sometimes we have imperfect penance, in which we are only sorry for our sins because we fear the punishment of Hell. The perfection of our penance, however, should be in feeling sadness for offending the God of the Universe, Who created us out of His infinite goodness and love, and Whom we love in return with our whole hearts.


The first principle of penance according to Aquinas is the operation of God turning our hearts to Him. Aquinas cites Lamentations 5:21, "Convert us to yourself, O Lord, that we may be converted!" This principle reminds us that God Himself always calls us to penance and deeper conversion; this call is always a grace, bestowed on us from God's mercy.

We are converted back to God only because He first extends an offer to us through His grace: as the Scripture cited above explains, we ask for God's invitation so that we might be converted. In this way, the act of conversion always has a divine beginning, because God is always the one who draws us to Himself.


The second principle is an act of faith. Once we have turned back to God through His grace, we must make an act of belief in His power to save us from our sins. We must express our faith that Jesus truly did suffer, die, and rise for us on the third day. Indeed, our falling into sin is precisely an act against faith, because we did not trust ourselves to God's redeeming love, and we denied the power of the Paschal Mystery. In a word, our sin was one more slash of the whip during Jesus's scourging, one more pounding of the nail into the wood of the cross.

Thus, once we make an act of faith, we can no longer hold onto our idols of sin, because we have professed that God Himself is the only One who deserves our worship and love. The act of faith, therefore, is twofold: we must profess our belief that God will redeem us from our sins, and we must deny the idols that we have made out of sin because we have committed to returning to God.


The third principle of penance is a movement of servile fear, through which man is withdrawn from sin for fear of punishment. This is the way of beginners in the spiritual life, according to the great spiritual authors. Those who are just beginning to repent of their sins out of fear of the punishment of Hell; thus, there is a movement of the soul toward God again, but only out of fear, not love. We must still rejoice in such a movement, however, because even though it is out of fear, we are still turning back to the Lord after living in sin. Those who are proficient will not experience this principle of penance, because they have moved beyond repentance out of fear.


The fourth principle of penance is the movement of hope, whereby man makes a purpose of amendment with the hope of attaining pardon for his sin. This movement is related to the movement of faith. Part of being sorry for one's sins is having the hope that God will offer forgiveness; we must believe and trust what he says in the Scriptures. Indeed, repeatedly, God says that he will have mercy on those who return to him with a contrite heart.

This hope is beautifully expressed in Psalm 51, in which David pleads that God might have mercy on him, because he is truly sorry for his sins and possesses a contrite heart. David is expressing hope in God's mercy, that he will offer him forgiveness despite the horrific nature of his sin. Indeed, this is why this principle is rooted in hope. God has no need of us, and He certainly has no reason to forgive us of our sins—one sin against an infinite Creator deserves an infinite punishment. Nevertheless, we hope in God's eternal love and mercy for mankind, that He will still bestow his forgiveness on us even though we are entirely undeserving of it.


The fifth principle of penance is the movement of charity, whereby sin has become displeasing to man, and he is repentant for its own sake, not out of fear of punishment. At this level, man is repulsed at the idea of sin, and because of that, he turns to God in repentance. This is not the perfect way yet, because he does not yet fully love God perfectly. Nevertheless, he has come a long way in the spiritual life, because he confesses his sins, knowing that they are wrong, without fearing the punishment that they might bring. He confesses his sins because he knows that they offended his God, Who he loves deeply, and Who loves him infinitely in return.


The sixth and final principle enumerated by Aquinas is the movement of filial fear, through which man, of his own accord, offers to make amends to God through fear of Him. Notice that this principle is not like the third one. This man is moved out of "filial fear," meaning that he loves God and sorry for having offended Him.

He offers to make amends to God; he is not the passive receiver of the required penance. This man has entered into the way of the proficient and the perfect; everyone is called to this kind of perfect contrition, but not all will reach this level. At this level, man truly sees the infinite debt caused by his sin, and he is no longer sorry because of fear, but because he loves the infinite God Who has offered him redemption.


These principles can guide and shape our penance during this Lent. Are we still afraid of the punishment of sin, or do we offer ourselves in penance to God, Who loves us infinitely and died for us while we were yet sinners? Let us ask for the grace to approach God through filial fear, entirely out of love for Him.

Let us be like St. Paul, who said, "For the love of Christ urges us on, because we are convinced that one has died for all" (2 Cor 5:14, RSV2CE). Paul is convinced that Christ died for his sake, and for this reason, he endures many sorrows, sufferings, and pains on account of Him (2 Cor 11:16-33).

Let the love of Christ compel us forward to approach the Sacrament of Confession not with fear, but with true sorrow for our sins, in preparation for the Holy Triduum.

Feminidad o Feminismo (y 2)

Feminidad o Feminismo (y 2)

Feminidad o Feminismo (y 2)

Escrito por P. Alfonso Gálvez. Publicado en Escritos del P. Alfonso


El problema preferido por el Feminismo para esgrimirlo como arma en cuanto a la identidad de la mujer en relación al varón, gira en torno a la pretendida sumisión al esposo. Para el Feminismo la obediencia de la mujer supone una flagrante discriminación por su parte con respecto al varón.

La Doctrina Católica al respecto es la derivada de las exigencias de la propia Naturaleza, las cuales a su vez no son sino el reflejo del Plan de Dios para el hombre. Así lo ha creído siempre la Humanidad durante milenios, y así se ha admitido durante siglos y siglos..., hasta la llegada de las nuevas ideologías progresistas (masónicas y comunistas). La Doctrina Católica sobre el tema tiene como fundamento la creencia universal de la Humanidad y, en último término, las normas establecidas por Dios acerca del funcionamiento de la Naturaleza que Él mismo ha creado. Las nuevas teorías progresistas tienen como fundamento la autoridad de las modernas ideologías correspondientes, a cuya cabeza figuran pensadores de la talla de quienes militan a la cabeza de el PSOE y de Podemos, universalmente conocidos en los círculos intelectuales internacionales.

La Doctrina Católica sobre el tema está contenida en la Biblia y la expone claramente el Apóstol San Pablo: El marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es Cabeza de la Iglesia, que es su Cuerpo.[1] Es evidente que sobre alguien tenía que recaer la autoridad en la institución familiar. Y continúa el Apóstol: Pues como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo.[2]

Sin embargo, para el Apóstol San Pablo esta sumisión de la mujer al esposo nada tiene que ver con una actitud humillante: Maridos: amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a Sí mismo por ella... Así deben los maridos amar a sus mujeres como a su propio cuerpo. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama, pues nadie aborrece nunca su propia carne, sino que la alimenta y la cuida, como Cristo a la Iglesia.[3]

Según lo cual y en reciprocidad, la actitud del marido con respecto a su esposa es la de amarla y entregarse a sí mismo por ella. Ni más ni menos que como Cristo lo hizo con su Iglesia: entrega e inmolación por amor.

Por eso dice también en otro lugar que la gloria del varón es la mujer,[4] y añade: Ni la mujer sin el varón ni el varón sin la mujer, en el Señor.[5]

Lo que hubo en la mente del Creador desde el principio no fue una idea de dominio por parte del esposo y una actitud de sumisión por parte de la esposa sino todo lo contrario: paridad, igualdad en dignidad, y una unión de dos en el amor tan íntima (tan distanciada de una diferenciación) como que habrían de ser ambos una sola carne. Dijo Dios:

Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre. Y se adherirá a su mujer. Y vendrán a ser los dos una sola carne.[6] Así que en la unidad de una sola carne.

Lo que subyace en realidad en el fondo de la creencia del Feminismo, según la cual la actitud de sumisión de la mujer con respecto al marido es humillante y lleva consigo una discriminación, supone en realidad un desprecio a las virtudes cristianas, y más concretamente a la de la obediencia. Incluso una mayor atención al fondo del problema nos conduciría hasta el pecado cometido al principio de los tiempos, el cual no es otro que el de la soberbia.

Vamos a refutar la falsedad y el profundo fondo de maldad de la creencia feminista. No sin antes consignar una importante nota introductoria:

Siendo la Virgen María Madre de Cristo y Madre de la Iglesia, de ahí que haya de ser considerada también Madre de todos los cristianos. Teniendo en cuenta que el sentido sobrenatural supone aquí una vinculación mucho mayor que la que sería propia de lo puramente natural o carnal. Por lo que su persona y sus virtudes han de ser reconocidas como ejemplo y norma para todos los cristianos, tanto varones como mujeres.

Sin embargo, su condición de mujer es un elemento determinante y decisivo para el sexo femenino, por más que esa circunstancia acostumbre a pasar desapercibida.

Ella es el modelo perfecto al que una mujer puede y debe mirar, lo cual significa la posibilidad de aprender el mejor modo de vivir las virtudes de la existencia cristiana. Realizándolo al modo de mujer o, dicho de otra manera, tal como debe hacerlo una mujer. Conclusión basada en el hecho de que el carácter y la psicología femeninos son distintos del carácter y la psicología masculinos, aparte de las diferentes tareas, menesteres y oficios que son propios de cada uno de los sexos.

La obediencia ha sido alguna vez considerada como una de las virtudes pasivas (obediencia, docilidad, humildad, sencillez, ingenuidad, pureza, simplicidad, entereza o capacidad de sufrimiento, etc.), sin caer en la cuenta que en realidad no existen virtudes pasivas. El verdadero significado del vocablo virtus, es el de fuerza. Y no es poca la que se necesita, junto a una gran capacidad de heroísmo y abundante generosidad de corazón, para practicar las virtudes cristianas. Y ya puestos a decirlo todo, para la de la obediencia.

Pero aun admitiendo, por hipótesis, la particularidad específica de esta especie de virtudes en cuanto a su pretendido carácter de pasividad, tal cosa no haría sino conducirnos al descubrimiento de un encanto peculiar propio de estas virtudes y que es tan seductor como desconocido. Encanto caracterizado, a su vez, por su capacidad para provocar y atraer sobre sí una extraordinaria energía: La fuerza se perfecciona en la flaqueza, decía el Apóstol San Pablo (2 Cor 12:9), además de una lluvia de bendiciones. Así resulta que la pretendida debilidad es capaz de contener maravillosas virtualidades, las cuales a su vez pueden ser actualizadas en un caudal de gracias y de inmensas posibilidades, cuya comprensión y alcance escapa a las posibilidades del conocimiento y de los sentimientos humanos (Mt 11:25; Lc 10:21).

Quienes atribuyen a la obediencia un carácter de pasividad, o de humillante sumisión, desconocen la grandeza de ánimo y el heroísmo necesarios para practicarla. Pronto veremos que tal atribución anda lejos de tener sentido. Aparte del hecho reconocido, según el cual la caridad es la reina y el aval de las demás virtudes, hasta podría decirse que la obediencia destaca sobre todas ellas.

Atribuirle en cambio, como hace el Feminismo, un carácter discriminatorio cuando se trata de ser la mujer quien la practica, o lo que es peor, de humillación y bajeza, supone una ignorancia absoluta sobre una serie de cosas fundamentales: acerca de Dios, de la naturaleza humana, de la vida, de la verdad, de la rectitud, de la naturaleza de las cosas, del mundo en el que vivimos y hasta del ejercicio del sentido común. Pero si tal actitud, como generalmente suele suceder, rebasa el estado de ignorancia y proviene de un sentimiento más profundo, es obligado entonces suponer que responde a un voluntario retorcimiento de la realidad provocado, en último término, por un corazón dominado por la maldad.

Para comprender lo que significa la obediencia, junto a la alta dignidad que otorga a quien la practica, es necesario contemplar a Jesucristo. Una vez realizada la Encarnación, viviendo ya como verdadero Hombre entre nosotros y como uno de nosotros, conviene recordar que la Escritura dice de Él que aun siendo Hijo, aprendió por los padecimientos la obediencia.[7] De manera que, según la Escritura, como Hombre verdadero al fin y al cabo, tuvo necesidad de aprender la obediencia. Tal como los hombres llegan también a aprenderla y a hacerla parte de su vida, a saber: a costa de los propios padecimientos. De esta forma quedan claramente establecidos el carácter de virtud fuerte propio de la obediencia, de una parte. Y la necesidad de un corazón generoso y grande, bien repleto de entereza de ánimo, en aquéllos que se atreven a emprender la aventura de practicarla, de otra. Bien difícil sería reconocer en esta virtud el aire de bajeza que el Feminismo pretende asignarle cuando es la mujer quien la practica.

Teniendo en cuenta que la voluntad divina de Jesucristo es idéntica y una con la del Padre, el texto de los Hebreos viene a subrayar indirectamente el carácter humano de su voluntad como Hombre. De hecho existen dos voluntades en Jesucristo, divina y humana, frente a las teorías propugnadas por el monotelismo. Pero al mismo tiempo también queda abierto el camino para llegar a conocer las posibilidades de grandeza a las que la voluntad humana, animada por la gracia, es capaz de llegar. Aun en el estado actual de naturaleza caída, una vez que la voluntad del hombre ha sido restaurada, ayudada y elevada por la gracia, se convierte en la fuente segunda del estado más sublime al que el hombre podría aspirar, que no es otro que el de la santidad. La voluntad humana, a su vez, es la facultad del alma a la que ha sido concedido el don de responder con un consentido al ofrecimiento de amor que Dios libremente le hace.

Según lo contenido en este texto de la Carta a los Hebreos, la virtud de la obediencia, a fin de ser practicada debidamente, necesita de una cierta ascesis y ejercicio de entrenamiento. Es la única virtud de la cual se dice que ha de ser aprendida.[8] En lo que respecta a la inmolación, fundamento de la virtud de la obediencia, parece más difícil para la creatura humana el acatamiento de la voluntad que el de la inteligencia. En todo caso, si bien se examina, todo sucede como si el voluntario sometimiento de la inteligencia necesitara previamente la sumisión de la voluntad.

El punto clímax de la heroicidad de Jesucristo en cuanto a su obediencia, aparece claramente en el momento de la Agonía del Huerto: Padre mío, si es posible, aleja de mí este cáliz; pero que no se haga tal como yo quiero, sino como lo quieres tú.[9] Jamás podrá darse un acto de obediencia de tamaña perfección y de tan elevado heroísmo. Supuesta la profundidad del conocimiento de la malicia del pecado por parte de Jesucristo, la negación de su propia voluntad para someterse a la del Padre (Jn 4:34) en la insondable generosidad de su Corazón humano, supone un nivel de inmolación imposible de ser entendido por el hombre. Decididamente, para un Corazón enteramente ajeno a otros latidos que no sean los animados por la Pura Inocencia y el Perfecto Amor —aunque conocedor al mismo tiempo de la infinita malicia del pecado—, el hecho de cargar con la culpa de toda la miseria humana acumulada a través de milenios, es algo cuya comprensión jamás llegará a ser agotada en profundidad por la creatura.

Según la Carta a los Hebreos, el Verbo se hizo Hombre y vino al mundo a través de un acto de obediencia (Heb 10:9) y dispuesto a ejercerla hasta el fin. Aunque el texto que expresa mejor la voluntad de Jesucristo de llegar al ápice de la inmolación, a través de la suma obediencia, está contenido en la Carta dirigida por el Apóstol San Pablo a los fieles de Filipos: Mostrándose igual que los demás hombres, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.[10] Donde cabe destacar separadamente los elementos contenidos en la declaración:

a) Aceptó para Sí mismo la obediencia.

b) En grado de inmolación total, hasta la muerte.

c) Y muerte de patíbulo.

La obediencia de Jesucristo no es una virtud más, vivida hasta la perfección. Supone un punto fundamental en su existencia, del cual dependía además nuestra salvación. Por otra parte, es la epiphania o mostración (de–mostración) más contundente de un acto de amor perfecto. Si tal amor supone, como así es, la entrega en totalidad a la persona amada, la condición indispensable para llevar a cabo tal donación, y lo primero a entregar y rendir, es la propia voluntad.

Aún antes que la inteligencia. No es presumible que la Virgen al pie de la Cruz, testigo principal y la persona más ligada a la muerte de su propio Hijo Jesús, comprendiera en totalidad los designios del Padre. Pero indudablemente, y en momentos en los que una espada de dolor atravesaba su alma, aceptó plenamente los caminos de Dios que condujeron hasta la muerte del Hijo que Ella misma había dado a luz y que reconocía como a su Dios. Otro caso patente en el que la voluntad ha obligado a arrodillarse a la inteligencia.

Otro importante texto de la Carta a los Hebreos es fundamental en este punto: Por eso, al entrar en el mundo, dice: "Sacrificio y ofrenda no quisiste, pero me preparaste un cuerpo; los holocaustos y sacrificios por el pecado no te han agradado. Entonces dije: Aquí vengo, como está escrito de mí al comienzo del libro, para hacer, oh Dios, tu voluntad".[11] Donde, según el texto, los sacrificios y ofrendas quedan desplazados para ser sustituidos por otro sacrificio más perfecto: el de la voluntad, mediante la rendición de la obediencia. Con lo que nos encontramos, una vez más, con el fundamento al cual vuelve una y otra vez la Revelación. El acto más perfecto a realizar por un ser racional es el del amor. El cual no es otra cosa que la oblación de la propia voluntad (que lleva consigo todo el ser de la persona que ama) a la persona amada. Así pues, lo más sublime y digno de destacar en la obediencia radica en el hecho de que, en último término, es un acto de amor.

En cuanto a la Mujer, no debe olvidarse que el punto de partida y fundamental de la Historia de la Salvación, cual es la Encarnación del Verbo, dependió de un perfecto acto de obediencia llevado a cabo por una mujer. Ante el anuncio y el requerimiento del Ángel, recabando de parte de Dios su consentimiento, la joven virgen de Nazaret respondió con las palabras que dieron paso a la realidad del Dios hecho Hombre y su presencia entre nosotros: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.[12]

Fue el momento que cambió la Historia para siempre. Cuando aquella humilde y desconocida muchacha de Nazaret, no solamente otorga su absoluta conformidad a lo que se le propone, sino que no se considera disminuida al calificarse a sí misma como esclava del Señor.[13]

Tal acto de obediencia iba a suponer una íntima participación en el destino de inmolación de su Hijo. El cual culminaría para Ella, a través del cumplimiento de la voluntad de Dios no siempre comprendida pero en todo momento aceptada, en la espada de dolor que le atravesaría el alma al pie de la Cruz, tal como años antes le había sido anunciado por el anciano Simeón (Lc 2:35). No es de suponer que la Virgen entendiera en el momento de la Anunciación el plan de Dios en todas sus derivaciones. Aunque sí que podemos considerar, como algo absolutamente cierto, que Ella personalmente no trató de descartar ni una sola de las eventualidades, quizá no siempre agradables pero que seguramente iban a ocurrir. La expresión hágase en mí según lo que me has dicho significa una rendición total, completa e incondicional, a lo que pudiera disponer Aquél cuyos caminos son absolutamente incomprensibles e impredecibles (Ro 11:33).

Ante todo lo dicho, podemos considerar establecida una doble conclusión: En primer lugar está el hecho de que la virtud de la obediencia significa un hito importante y absolutamente decisivo en la Historia de la Salvación. En segundo término, es de notar la particularidad de que fue precisamente a una mujer a quien se le otorgó el papel de practicar tal virtud en perfección y de modo determinante, mediante la aceptación también de las consecuencias que tal comportamiento pudiera acarrear. Sin olvidar tampoco el peso de la terrible e inimaginable responsabilidad que recayó sobre aquella mujer. En definitiva, fue una representante del sexo femenino la que, mediante su obediencia, contribuyó especialmente a la Redención de la Humanidad, aplastando de esa manera, enteramente y para siempre, la cabeza de la Serpiente (Ge 3:15).

Así las cosas, una vez establecido, como ya hemos visto, que estamos ante una virtud propia de almas fuertes y con entereza de corazón, resulta incomprensible, además de absurdo, que el Feminismo pretenda desterrar la obediencia y la sumisión del horizonte existencial de la mujer, como si de algo denigrante y humillante se tratara. Cuando lo que consigue en realidad esa ideología es privar a la mujer de algo que habría de servir de corona a su condición de sexo femenino, dado que es una de las perlas más preciadas que Dios ha querido otorgarle.

Así se explica que Dios haya concedido a la Mujer una condición especial en lo que se refiere a la virtud de la Fortaleza. La condición de sexo débil, que suele atribuirse a la Mujer, no es sino otro de los inventos del varón referidos a ella. Es seguro, por supuesto, hablando de un modo general, que la mujer es físicamente más débil que el varón. Pero sólo físicamente, habida cuenta de que, en último término, no es la fuerza lo mejor ni lo más importante a valorar, puesto que la fortaleza física no es precisamente el don que distingue al animal racional como superior a los animales irracionales. Sin embargo, es cosa bien conocida, por lo que hace a una consideración psíquica o entereza de alma, que la mujer es muy superior al varón. Lo prueba el hecho innegable de su gran capacidad de resistencia ante el sufrimiento y la multitud de contratiempos que la vida presenta, a saber: enfermedades, dolores, fracasos, resistencia y paciencia ante las vejaciones e injusticias, etc. Sería inútil negar lo que cualquier hombre ha experimentado alguna vez, en sí mismo o en otros; cual es la mayor capacidad de resistencia y fortaleza de la mujer ante las enfermedades en comparación con la mayor debilidad del varón. Por no hablar de la multitud de sufrimientos y sinsabores, afrontados normalmente con enorme paciencia y reciedumbre, que lleva consigo la maternidad y la educación de los hijos.

Ya dijimos al principio de este Estudio que solamente íbamos a tratar por ahora, con respecto al problema del Feminismo, el aspecto de la sumisión de la mujer al varón en el matrimonio. Quedarían muchos aspectos por estudiar en relación con la excelsa dignidad de la Mujer: como madre, como educadora de sus hijos, como confortadora, compañera y ayuda para su esposo, como ejemplo de fortaleza y de inmolación para el varón, etc.

Claro que hablarle de estas cosas a la Sociedad moderna sería hablarle en chino. Cuando en una Sociedad como la española actual, se contempla a los Obispos que la dirigen espiritualmente defendiendo el Feminismo, o al Presidente del Gobierno luciendo orgullosamente signos de adscripción a esta misma ideología, es la señal clara de que esta Sociedad ha llegado al colmo de su degradación. Habría que buscarla en el fondo de una hedionda letrina, por dura que parezca esta apreciación.

[1] Ef 5:23.

[2] Ef 5:24.

[3] Ef 5: 25–29.

[4] 1 Cor 11:7.

[5] 1 Cor 11:11.

[6] Ge 2:24.

[7] Heb 5:8.

[8] También las virtudes infusas han de ser practicadas para madurar al ritmo de la vida de quien las recibe. Pero la obediencia parece requerir un cierto nivel de profundidad en cuanto a la propia negación o inmolación de quien la ejerce. De ahí la necesidad de un elevado grado de madurez y fortaleza en el sujeto obediente. En suma, tal como venimos diciendo, una virtud para almas fuertes.

[9] Mt 26:39; Mc 14:36.

[10] Flp 2: 7–8.

[11] Heb 10: 5–7.

[12] Lc 1:38.

[13] La voz griega δολη (Lc 1:38), que es la que contiene el texto, significa literalmente esclava, o en todo caso, hembra esclava.

Judas, malvado traidor

Judas, malvado traidor

Judas, malvado traidor

El Señor se turbó.

Queridos hermanos, Nuestro Señor Jesucristo no abandona a ninguna de sus ovejas, únicamente ellas se pierden a sí mismas, negándose a ser "encontradas" por el Buen Pastor. El alma tiene libertad para perderse eternamente. Es el ejemplo de Judas.

Estando el Señor a  la mesa con los discípulos y Judas, después de lavarles los pies y de darles el Santo Sacramento de su Cuerpo y su Sangre, dijo: "El que come mi pan, levantó contra mí su calcañar". Desde ahora os lo digo, antes de que suceda, para que, cuando suceda creáis que yo soy (Jn. 13, 18-19). Dicho esto, se turbó Jesús en su espíritu (21). ¿Cuál fue la causa de la turbación del Señor? Como verdadero hombre se turbó, como está escrito, pero no como los demás hombres, que se turban y afligen con verdadera alteración del espíritu y sin saber los límites de tal turbación interior. Se turba en la plena paz de ánimo, es el Verbo encarnado en el cuerpo humano. No puede turbarse la Sabiduría divina que todo lo ha hecho y lo ha dispuesto. No se turbó por la injuria cometida hacia Él, pues su infinita caridad no puede alterarse; se turbó por lo único que puede turbarse el mismo Dios, Señor de Cielo y tierra: La perdición de una sus ovejas. La perdición del otro.

El ladrón entró en Su redil y le arrebató una  de sus ovejas, para matarla y perderla. Ya el diablo había entrado en el corazón  de Judas y le había convencido para que le entregara. Para que el discípulo entregara al Maestro, el siervo al Señor, el hijo de la perdición al Rey de los cielos. Judas consintió a la persuasión del diablo de traicionar al Maestro. Pero no sólo por la persuasión, sino también por el consentimiento, el diablo era dueño de su corazón; porque sin el consentimiento, la persuasión ningún daño hubiera hecho. El diablo puede aconsejar el mal, puede sugerir placeres; sin embargo nunca puede forzar la voluntad, ni puede penetrar en el recinto de la mente sin el consentimiento de la persona. El Señor se turbó, porque el tentador había invadido el ánimo del  traidor y derribado su estado de gracia.

¿Soy yo a caso?

Después de turbarse,  para que Judas conociera la causa de su turbación, le dijo: En verdad os digo que uno de vosotros que come conmigo me va a entregar (Jn. 13, 21). Estas palabras podían haber sido suficientes para que Judas se convirtiera y se arrepintiera, pues veía que los proyectos de su corazón eran conocidos por el Señor; podía haberse compungido por la bondad y delicadeza del Redentor, pues le estaba diciendo que sabía lo que estaba haciendo, lo mantenía oculto entre los demás apóstoles, sin darlo a conocer, pero no se arrepintió.

Los demás apóstoles al oír al Maestro se preguntaron entre ellos quién podría ser el autor de tal gravísimo delito, cada uno preguntó al Señor diciendo: ¿Soy yo a caso Señor? (Mc. 14, 19). Estaban temerosos de sí mismos, meditaron cada uno si hubiera algo oculto en ellos, así es la conciencia del humilde y sencillo, y no como la del malvado traidor, que demostró lo que era cuando preguntó al Maestro: ¿Soy yo a caso? (Mt. 26., 25). ¿Puede encontrarse una pregunta más hipócrita y llena de maldad? Traidor, falso, homicida, ladrón y codicioso no preguntó para oír la verdad de la boca de la Verdad, sino para no aparecer con su silencio como culpable ante los demás que preguntaban. Sin que los demás apóstoles se enteraran, pero el traidor sí, el Maestro le contestó: Tú lo dices (Mt. 26, 25). Judas lo entendió, pero no se arrepintió, los demás no entendieron. El Señor añadió algo más claro para ver si el criminal se convertía: Porque el Hijo del hombre va su camino, según está decretado, pero ¡ay de aquel por quien será entregado! (Lc.22, 22). Mejor le fuera a éste no haber nacido (Mt. 26, 24). Oh corazón de piedra el de Judas, oh mente del traidor más dura que el diamante, que el pedernal o el hierro, a quien no pudieron ablandar las palabras de la Sabiduría, ni el eterno ¡ay!; es la sentencia irrevocable de maldición. Por eso mejor le hubiera sido no haber nacido tal hombre.

Judas, homicida y el más criminal del mundo, apartó su rostro para no ver el cielo ni al Señor de los cielos. Tampoco quiso escuchar la tremenda reprensión de la justicia divina. No quiso recordar su vocación por la que fue agregado al número de los doce discípulos, ni de la gracia de curar, ni del mandato de predicar, ni de la dignidad del apostolado, por la que conseguiría el honor de juzgar al final. Todo a la vez lo perdió porque cegado por la ambición entregó al Señor. No siguió al Señor con rectitud de corazón, pues de él se dice: Era ladrón y como llevaba la bolsa, hurtaba lo que se echaba en ella (Jn. 12, 6). Nunca tan fácilmente hubiera caído si alguna vez hubiera echado los cimientos de su casa interior sobre la piedra de Cristo, pero al no hacerlo puso los pies en el resbaladero  y no teniendo donde apoyarse se apartó del camino de la verdad, del camino de la vida.

Lo que vas a hacer, hazlo pronto.

Pedro, inquieto por la ocultación del Maestro, deseaba saber quién era el traidor, y haciendo una señal al discípulo amado para le preguntara al Maestro, éste dijo: Es aquel a quien le doy un trozo de pan mojado. Y mojando un bocado, lo tomó y se lo dio a Judas. Después del bocado, en el mismo instante entró en él Satanás (Jn. 13, 26-27). Judas apartado de la compañía de los otros permaneció pertinaz en la entrega del Salvador, por eso se dice de él proféticamente: Amó la maldición y le vino, no quiso la bendición y se apartó de él (Sal. 108, 17), y así con toda justicia le sobrevino,  como que escribe el Salmo (7, 16): Abrió una fosa y la ahondó y cayó en la fosa que hizo.  Porque en la fosa de mal que había preparado para su Señor, en ella se hundió él miserablemente. Porque la muerte del Señor fue para un tiempo y en la carne; la de él fue en el alma y  para siempre. Judas al no recibir al Señor espiritualmente al recibir el bocado, admitió a satanás en su alma, como está escrito.

Los que se pierden, por su voluntad se pierden, rechazan la gracia de la exhortación y no quieren entender la oración de intercesión. Cierran el oído del corazón para no oír la ley, haciéndose su oración y vida despreciable a Dios. Por razón de su maldad se les deja cumplir los deseos mal planeados del corazón, lo que es presagio certísimo de futura condenación. Judas maduró entregar alevosamente al Maestro, y obtenido permiso por Él mismo, tuvo que escuchar: Lo que vas a hacer, hazlo pronto (Mt. 13, 27). Lo que dices en tu mente, llévalo a cabo; no tendrás obstáculo alguno; sin oposición de nadie serás dueño de tu propósito. Has despreciado la misericordia, no tendrás perdón, recibirás el dinero, pero perderás la vida: Lo que planeas, hazlo pronto; pero esto no lo supo ninguno de los comensales, para qué se lo dijo. Algunos pensaban, que como llevaba la bolsa Judas, que quiso Jesús decirle: compra lo que necesitamos para la pascua, o que diera el dinero a los pobres (Jn. 13, 27).

Judas no mereció ver la luz del Verbo.

Judas se alejó de la presencia del Maestro y los demás apóstoles, no aguantando la fuerza de la claridad íntima, porque teniendo oscurecida su conciencia, y conocedor de su propio crimen, no podía sufrir  el examen de la  sabiduría y  la pureza de la inocencia. Así como la luz es amable a los ojos sanos, así es siempre odiosa a los enfermos. Por eso el pecador busca siempre lo oculto, y embotado por la ceguera de la mente, medita sus escondites. Judas no hubiera sido privado del brillo de la inocencia si con humildad, devoción y perseverancia hubiera rogado el perdón al Señor; porque la bondad divina no puede contenerse sin perdonar a los que lo solicitan con puro corazón y con lágrimas de compunción.

Pero el Señor niega los goteros de la gracia sólo a los que, llenos de desconfianza, desesperan de poder llegar a los manantiales de misericordia. De estos fue Judas, homicida nefasto de su Señor, de su propia alma. Despreció acudir arrepentido al Salvador, y no confesando el rubor de su iniquidad, pereció con muerte cruel. Con puertas de hierro obstruyó las entradas de su casa interior, y la reforzó con cerrojos para que la salvación de todos no tuviera entrada en él. Prefirió fomentar las tinieblas de las oscuras interioridades de su alma que presentarse al Señor Jesús con una humilde confesión. Finalmente como se hizo indigno de una gracia superior a sí, se apartó del grupo santo de los apóstoles de Cristo. Salió a fuera solo, acusado, descubierto, condenado a poner por obra los malvados planes de su alma.

Entonces era ya de noche. Para el hijo de las tinieblas era de noche: para los demás luz meridiana. Para él se había puesto el  Sol de justicia y la claridad fulgentísima de la Sabiduría. Pero Cristo no se ausentó ni denegó su presencia al sacrílego. Para todos está dispuesto a comunicarse, pero el traidor se separó de Él. Pudo tener los ojos abiertos, pero no mereció ver la luz del Verbo.

Ave María Purísima.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa.

N.B. Me he guido para el artículo de la hermosísima obra de San Lorenzo Justiniano: Sacrificio triunfador de Cristo Mediador. Edicep. Valencia. 1995.

Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa. Nació en Palamós (Gerona) en 1956, y se ordenó sacerdote en 12 de octubre del 2007 en la catedral de Getafe. Es licenciado en Estudios Eclesiásticos y en Derecho Canónico. Preside una Asociación privada de fieles de vida de oración contemplativa. En la actualidad es capellán de una residencia de ancianos de Madrid. Es autor del vídeo "Mysterium Fidei" sobre la Misa tradicional.

Vendredi de la 4e semaine de carême - La double consécration, sommet de ...

jeudi 15 mars 2018

Chine,Eglise patriotique: allégeance des évêques au pouvoir communiste

Chine,Eglise patriotique: allégeance des évêques au pouvoir communiste

Des évêques de l'Eglise patriotique de Chine prêchent l'allégeance au pouvoir communiste

évêques Eglise patriotique Chine allégeance pouvoir communiste
Trois évêques de l'Eglise patriotique de Chine, schismatique participaient aux 13e Congrès national du peuple qui vient de se dérouler à Pékin et qui a adopté des amendements constitutionnels permettant à Xi Jinping d'envisager la présidence à vie en cumulant les postes de président, secrétaire général du PC et président de la Commission militaire centrale – la nouvelle « trinité » chinoise. Si leur vote n'est pas connu – après tout, il y a eu une poignée de votes contre ou d'abstentions, cinq sur un total de 3.000 – ils ont en tout cas entériné la légitimité du pouvoir communiste et pour l'un d'entre eux, Peter Fang Jianping du diocèse de Tangshan, l'allégeance au pouvoir doit prendre le pas sur la foi : le gouvernement communiste d'abord, la religion ensuite. Deux autres évêques « nationalistes » sont également exprimés en faveur du pouvoir et des accords avec le Saint-Siège.
Un deuxième évêque membre du Congrès, Guo Jincai de Chengde – un diocèse inconnu à Rome – est secrétaire général de la conférence épiscopale contrôlée par le gouvernement communiste : il espère quant à lui que les accords aboutiront à sa reconnaissance comme évêque en même temps que son diocèse fantôme sera officialisé.  

Les évêques de l'Eglise patriotique de Chine : des hommes selon le cœur de Xi Jinping

  Mgr Joseph Huang Bingzhang, troisième évêque membre du Congrès, excommunié en 2011, a été nommé par le gouvernement communiste et c'est en sa faveur que Mgr Zhuang Jianjian, évêque légitime de Shantou, a été invité à démissionner par Rome en fin d'année dernière.
Voilà qui correspond merveilleusement aux exigences du pouvoir puisque Xi Jinping insiste de manière de plus en plus ferme sur la « sinisation » de la société, qui passe par le respect de l'identité communiste à laquelle il contribue – constitutionnellement désormais – avec sa propre « Pensée ».
Mgr Fang, ordonné sans l'accord de Rome en 2000 mais « pardonné » par la suite – ce qui ne l'a pas empêché de participer à des ordinations épiscopales illicites –, a déclaré que les catholiques doivent allégeance à Xi « parce que, en tant citoyens du pays, nous devons d'abord être citoyens et ensuite seulement avoir une religion et des croyances ». Il a justifié sa position en invoquant le commandement de Jésus-Christ : rendre à Dieu ce qui est à Dieu et à César ce qui est à César.
Il s'est également dit confiant de voir aboutir les négociations actuelles entre la Chine et le Saint-Siège, surtout si Rome légitime l'ensemble des évêques de l'Eglise patriotique actuellement excommuniés : cela permettra à l'Eglise de se développer, a-t-il déclaré.  

L'allégeance au pouvoir communiste, premier devoir du chrétien ?

  Mais toujours dans le contexte défini par Xi Jinping : les croyances professées doivent être compatibles avec les croyances et les politiques de la culture de la Chine communiste, et nettoyées des influences occidentales, rappelle Breitbartnews.
De son côté, l'évêque excommunié Paul Lei Shiyin a déclaré à la presse que les relations diplomatiques entre la Chine et le Saint-Siège permettront, si leur rétablissement aboutit, à l'influence de la Chine de croître sur le plan international en offrant à l'Eglise davantage de place pour son travail pastoral dans le pays. Mgr Vincent Zhan Siku de Mingdong, lui aussi excommunié du fait de son ordination illicite au sein de l'Eglise nationale chinoise, est du même avis : il estime qu'il n'y a « plus d'obstacles » à la conclusion d'un tel accord.
Sept légitimations d'évêques excommuniés seraient envisagées et le gouvernement communiste chinois obtiendrait un droit de regard sur la nomination des évêques, sans que sa nature exacte ne soit connue.
Tout cela se produit alors que la persécution des chrétiens et les atteintes à leurs lieux de culte se multiplient depuis l'arrivée au pouvoir de Xi en 2013 ; depuis début février, les jeunes de moins de 18 ans n'ont plus le droit d'entrer dans les églises, pour assurer que les enfants et les adolescents ne soient plus exposés à l'éducation et à la pratique chrétiennes. Toute religion est d'abord considérée par les autorités comme une menace pour la sécurité nationale, le christianisme étant en haut de la liste. Pour les membres du Parti l'appartenance à une religion est proscrite.  

Anne Dolhein

Leçon de catéchisme N° 87, la vertu de prudence.

Mercredi de la 4e semaine de carême - La préface et le sanctus

Jeudi de la 4e semaine de carême - 1e partie du canon romain, l'importan...

Pontificado Nefasto

Pontificado Nefasto

Pontificado Nefasto

Hace cinco años, cuando se conoció la elección de Jorge Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI, sentimos una enorme decepción. No habría sido el primer cardenal de ideas heterodoxas que se transformara al ascender al Solio Pontificio, y eso deseábamos. Esa conversión es posible, pero tras cinco años de comprobar que los temores tenían un fundamento bien sólido, lo único que se puede esperar es una caída más acelerada al abismo.

En la Roma antigua los días se marcaban en el calendario como fastos y ne-fastos. Los fastos estaban dedicados a los dioses. Los ne-fastos al hombre. Si alguien violaba el respeto debido al fasto corría el riesgo de sufrir una desgracia, como castigo de los dioses por su impiedad.

Desde Juan XXIII a la actualidad, los pontificados han sido cada vez más nefastos. El culto al "hombre" ha sustituido en un vastísimo espacio de la jerarquía y de los fieles al culto a Dios. Estos pontificados han consolidado esa tendencia, con sus más y sus menos. Hoy el pensamiento católico generalizado es el de estar al servicio del mundo, del que Jesucristo nos ha advertido, lo odia (Jn. XV, 18). Y las consecuencias concretas de esta deriva filosófica producen espanto en el alma que mantiene el sentido de lo sagrado. En el alma que anhela encontrar en los templos y en el clero la encarnación del fasto divino y la misión pontifical. Enseñar, santificar, regir la vida espiritual de los fieles y de las sociedades. Conquistar almas, alentar en las tribulaciones de este valle de lágrimas, la perseverancia en la Fe, la Esperanza y la Caridad.

La Iglesia fue fundada para hacer de los hombres hijos de Dios, renovando el hombre viejo de pecado de un modo radical. La filiación divina se adquiere con el bautismo y la permanente renovación de la Gracia por los sacramentos. Algunos de ellos borran el pecado y otros fortalecen el alma. Esos mismos que el clero hoy nos niega cuando confunde todo o persigue a quienes los piden, con todo derecho, en su forma tradicional y perfecta.

Jorge Bergoglio – Francisco es quizás el más nefasto de los pontífices de la historia. Todo en él es intramundano. Dios pasa a ser, en su teología, un producto a colocar en el mercado, para enriquecer estructuras de poder con el apoyo de las masas entontecidas. Casi un prototipo del la crítica marxista, pero en este caso no criticada sino alabada por el marxismo cultural, esa mezcla demoníaca, producto final del liberalismo. Una sociedad donde los individuos se ofrecen "voluntariamente" a la opresión de los poderosos.

Nefasto será también el final, cuando Dios no quiera prolongar más el período de misericordia. El árbol de la Iglesia ha sido ya violentamente sacudido para que caigan los frutos podridos. Falta la poda, o la tala.

Y el renuevo que ya crece con vigor, nacido de las viejas raíces, para sustituir lo que se corrompió.

Aguardamos con dolorosa paciencia.

Marcelo González

(Fuente: Panorama Católico Internacional)

Artículos de opinión y análisis recogidos de otros medios. Adelante la Fe no concuerda necesariamente con todas las opiniones y/o expresiones de los mismos, pero los considera elementos interesantes para el debate y la reflexión.